Homeland Security

En este mundo globalizado, el delito, sus diferentes formas de actuación y sus diferentes motivaciones han evolucionado hacia un entorno más global y hacia tramas y modelos más complejos. Este nuevo concepto de delito avanzado que abarca desde el narcotráfico, el terrorismo hasta las mafias organizadas, requiere desde el punto de vista de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de los Estados un nuevo posicionamiento y una nueva forma de combatir el delito.

En ese nuevo posicionamiento, el papel de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones es vital. Al igual que otros negocios o en otros sectores, es necesario apoyarse en las TICs para hacer ese viaje del dato a la información y a la inteligencia. Cada vez es más necesario utilizar el 100 % de la información disponible, independientemente del formato de la misma y a su vez independizarse del origen de la información.

Este último factor viene dinamizado por la aparición de inmensas fuentes de información del mundo de las Fuentes Abiertas y las Redes Sociales y a su vez por la compartición de información entre Organismos que persiguen este mismo fin.

Pero una vez que se dispone de acceso a este volumen de datos, a estos nuevos orígenes de información, el analista humano que se encuentra detrás tiene que poder entender la información y ser capaz de generar más valor desde un punto de vista de inteligencia. Esta afirmación implica cada vez más, no solo cambios tecnológicos en este tipo de organizaciones, implica también cambios de cultura respecto a cómo trabajar con los datos y con la información.

Big Data y Analítica Avanzada en la lucha contra el crimen

La aplicación de los nuevos paradigmas tecnológicos alrededor de Big Data y de la Analítica Avanzada son pieza clave sobre la cual articular este nuevo posicionamiento, y por ello es necesario que el analista sea capaz de mezclar datos de diferentes orígenes con distintas características de fiabilidad o credibilidad de la información.

A su vez debe poder combinar diferentes fuentes y generar productos de inteligencia de más valor respecto a productos que sólo se basan en fuentes aisladas, este nuevo analista o forma de analizar la información debe ser capaz de poder aplicar analíticas para entender la realidad que observa, intentar predecir futuras situaciones y poder aplicar mecanismos proactivos tras el análisis de la información.

Hay que destacar a su vez, que es necesario poder aplicar procesamientos cada vez más avanzados independientemente del formato de la información (textual, imágenes, audio) para que en ese proceso de enriquecimiento, cada extracto de información aporte más valor que el dato en sí mismo. Surgen entonces nuevos retos alrededor de cómo poder gobernar el dato (retos tecnológicos, culturales y organizativos), de cómo poder descubrir la información de interés para un fin concreto y de cómo homogeneizar en cierta manera la gran diversidad de información disponible.

OSINT

La gestión OSINT es cada vez más relevante en términos de Inteligencia, Análisis e Investigación puesto que el anonimato es el caldo de cultivo perfecto para la aparente sensación de impunidad. En este contexto es necesario poder acceder a las fuentes, analizar la información eliminando las barreras de infoxicación y conseguir pasar de qué se dice a quién lo dice.

Conocer las principales cuestiones a las que se enfrentan los expertos en la materia OSINT nos permite conocer qué es necesario tener en cuenta y claves como lo son ¿Qué próximos pasos afrontar y cómo detectar las señales decisivas necesarias?

Para Future Space, el acceso a las distintas Fuentes Abiertas ha sido un reto superado a través de las más innovadoras capacidades de la tecnología Crawling. En la actualidad el principal foco es la posibilidad de generar conocimiento de valor y para esto no solamente es necesaria la tecnología, sino aplicar metodologías integradas de trabajo, si no ¿De qué sirve descargar información si no se traduce en inteligencia?

A su vez podemos intentar responder a preguntas tan complejas como quién se oculta tras el anonimato de los perfiles virtuales, y es por ello que es clave generar herramientas que ayudan en el análisis relacional de perfiles para el descubrimiento de la Huella de Comunicación.

Huella de Comunicación

Bajo el contexto de la lucha contra el terrorismo, así como los delitos de alta intensidad y complejidad, es vital entender el comportamiento de los objetivos humanos desde la perspectiva de cómo se comunican con otras personas y de cómo interactúan con recursos de Internet (foros, Redes Sociales, Darkweb, entre otros). Al igual que se analiza cuál es la huella física que dejan respecto a quién ven, con quién se reúnen y con quién interactúan, también es necesario entender la huella virtual que dejan respecto a las comunicaciones que realizan.

Este tipo de análisis que parte de mandamientos judiciales que permiten monitorizar comunicaciones, se basa en orígenes tan diversos como las comunicaciones de voz o de la navegación IP de smartphones, tablets, PCs y otros dispositivos. En esa segunda aproximación del análisis de las navegaciones IP, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de los Estados se encuentran con la problemática del uso más extendido de comunicaciones cifradas.

De esta forma el acceso al contenido en chats, navegación, escritura y lectura por correo electrónico, redes sociales o mensajería instantánea, se convierte en una dificultad importante a la hora de realizar la escucha y el análisis.

Por esta razón es cada vez es más necesario efectuar dicho análisis desde la perspectiva del patrón de la comunicación que se realiza, alejándonos del contenido en sí mismo y centrando los esfuerzos en modelar patrones de interés y ser capaz de encontrar nuevas ocurrencias que cumplan el patrón analizado.